Aston Martin DB 5

coches clásicios
El auto que sustituyó al Aston Martin DB4 fue un vehículo revolucionario, con unas características decididamente mucho más deportivas que los precedentes modelos de lujo de la firma británica.

En sólo tres años, las ventas del nuevo DB5 superaron las alcanzadas por el DB4 en un período mucho más dilatado de tiempo.

En la realización del DB5 se utilizó tanto el chasis como la carrocería del DB4 de batalla amplia, con el frontal y los faros empotrados del DB4 GT. El DB5 descapotable fue el primero en llevar el nombre de ‘Volante» que luego se dio a todos los Aston descapotables que le siguieron.

Al 4 litros de seis cilindros en línea de base le fue aumentada la cilindrada, pasando de 3.670 a 3.995 cm3. En esa época los Aston no sólo eran los coche británicos más rápidos sino también los más pesados: un cupé normal DB5 pesaba casi 1500 kg, es decir, 180 kg más que el anterior DB4.

El DB5 fue un auténtico pura sangre de la mejor estirpe británica, perfectamente silencioso y de conducción muy noble y dócil.

Se produjeron sólo 1.021 unidades, pero se convirtió en el más famoso de los también célebres coches Aston: en efecto, un coche especialmente arreglado para la ocasión fue utilizado por James Bond en la película «Goldfinger».

Ficha técnica

Motor: 6 cilindros en linea, 96 x 92 mm; 3.995 cm3; doble árbol de levas en cabeza; potencia máxima, 282 CV a 5.500 rpm.
Transmisión: tracción trasera, cambio de 5 velocidades o bien automático de 3.
Suspensiones: anterior, independiente con cuadriláteros deformables, muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos; posterior, puente rígido, barras de reacción, muelles helicoidales y amortiguadores.
Frenos: de disco.
Dimensiones: batalla, 249 cm; vías, anterior y posterior, 137 cm.
Velocidad máxima: 230 km/h.

Automóviles de colección

Unas líneas muy equilibradas caracterizaban al DB5, un vehículo potente y de estilo refinado.