Aston Martin Nimrod

seguros de automoviles

Igual que otras marcas británicas, nacidas a partir de la pasión de algún piloto, Aston Martin ha tenido una existencia más bien trabajosa a causa de sucesivos problemas financieros. Los coches funcionaban, pero los balances no cuadraban casi nunca. En 1949 Aston Martin compitió sin éxito en las 24 Horas de Le Mans: ese coche pasó a ser producido como DB2, al que siguió en 1954 el nuevo modelo de competición DB3.

Para conseguir una victoria prestigiosa hubo que esperar a 1959: David Brown lo consiguió al fin, tras doce años de esfuerzo. Además de las 24 Horas, ese año los DBR ganaron el campeonato del mundo de Sport. Robin Hamilton volvió a Le Mans como privado en 1977 y 1979 con un Aston Martin V8 y después consiguió convencer al nuevo presidente de la sociedad, Víctor Gauntlet, y al presidente de la filial americana para financiar un nuevo asalto a Le Mans.

Se creó una nueva sociedad independiente en 1981 y en el mes de mayo se encargó a Eric Broadley (creador del Ford GT 40 y los Lola) el estudio de un monocasco que respondiese a las especificaciones del grupo C, propulsado por el 8 cilindros en V Aston Martin Lagonda. Se construyeron cinco ejemplares del Nimrod.

En 1982, uno de estos coches terminó 7º en Le Mans y tercero del campeonato del mundo. En 1983 los resultados fueron peores y el Nimrod fue retirado de las competiciones.

FICHA TÉCNICA

Motor: 8 cilindros en V; 5.350 cm3; cuatro árboles de levas en cabeza; potencia máxima, 540 CV a 7.000 rpm.
Transmisión: tracción trasera, cambio manual de 5 velocidades.
Dimensiones: batalla, 291 cm.
Velocidad máxima: 350 km/h.

escuela de conducción