autos de colección

El primer seis cilindros proyectado por Fritz Fiedler salió de la fábrica BMW en Eisenach en 1933. El anterior modelo 319 con el motor de 1.911 cm3 fue sustituido en 1936 por el nuevo 326 de la misma cilindrada. Este BMW fue el coche más grande producido por la fábrica alemana en el período prebélico y, también, el de más éxito.

Estudiado para transportar confortablemente hasta cinco personas, el 326 tenía un chasis de 289 cm de longitud, que conseguía la rigidez necesaria de la estructura, por medio de soportes cúbicos soldados en lugar de los tubos del 319.

Otras características del vehículo eran la carrocería íntegramente de acero, las suspensiones independientes, los frenos hidráulicos, con regulación automática de las mordazas, y la lubricación centralizada a inyección sobre el chasis.

El coche alemán tenía una estabilidad muy superior a la media, gracias al bajo peso del conjunto (1.250 kg), y, por tanto, una velocidad de crucero bastante elevada y requería poco esfuerzo en cualquier condición de calzada. Era particularmente interesante la aceleración, gracias al cambio de cuatro marchas.

El BMW 326 se realizó en principio en la versión berlina cuatro puertas y posterior mente las variantes descapotables de dos y cuatro puertas.

Ficha técnica

Motor: 6 cilindros en línea; 66 x 96 mm; 1.971 cm3; válvulas en cabeza; potencia máxima, 50 CV a 3.800 rpm.

Transmisión: tracción trasera, cambio manual de 4 velocidades.
Suspensiones: independientes; anteriores, cuadriláteros deformables y ballestas transversales; posteriores, barras de torsión.
Frenos: de tambor.
Dimensiones: batalla, 289 cm; vías, anterior, 130 cm, y posterior, 140 cm.
Velocidad máxima: 120 km/h.

autos clásicos
Las carrocerías cabriolet del 326 no las realizó directamente BMW, sino que se confiaron a uarios carroceros como Autenreith y Reutter.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *