Bugatti tipo 35

autos de colección

Uno de los coches de carreras más clásicos de los años veinte, el Bugatti 35, nos aparece -incluso hoy- demasiado elegante y pequeño para poder competir en un Gran Premio.

Sus inicios fueron, de hecho, poco convincentes allá por el año 1924 cuando tuvo que enfrentarse con el equipo de Alfa Romeo en el Gran Premio de Francia de Lyon.

El problema era debido básicamente a la modesta potencia -95 caballos- de su motor: se trataba de un ocho cilindros en línea corriente derivado del modelo T30.

Aunque se aumentó su potencia hasta 130 caballos, Bugatti tuvo que pedirle a Moglia que le proyectara una versión con compresor para los modelos posteriores de la gama.

Los T35B, T35C y T35T (con un motor de 2,3 litros). Sin embargo, con su aspecto aerodinámico, el Bugatti T35 fue una realización original que, a pesar de la aparente fragilidad del chasis, se reveló como un coche de una gran robustez.

Éxito no le falto en las carreras europeas de finales de los años veinte, época en la que Bu gatti hizo correr a su escudería; a pesar de que el T35 tuvo también gran aceptación entre clientes privados.

El T35 ganó 68 carreras entre 1926 y 1931, entre las cuales están 11 grandes premios nacionales y 5 Targa Rorio. Se construyeron 350 ejemplares.

Ficha técnica

Motor: 8 cilindros en línea, 60×88 mm, árbol de levas en cabeza, 1991 cm3; potencia máxima 95 CV a 5.000 rpm (130 CV a 5.300 rpm)
Transmisión: tracción posterior, cambio manual de 4 marchas.
Suspensiones: anterior, semiindependiente, ballestas semíelípticas y amortiguadores de fricción; posterior, puente rígido, ballestas de un cuarto de elipse, amortiguadores de fricción.
Frenos: de tambor
Dimensiones: batalla, 208 cm; vías, anterior y posterior, 1 19 cm.
Velocidad máxima: aproximadamente 165 km/h en 1924.

automóviles clásicos

Bugatti tipo 35 del año 1926