automóviles de colección
Producido entre 1934 y 1939 el Bugatti Tipo 57 fue uno de los gran turismo más rápidos salidos de la fábrica de Molsheim en Alsacia.

Los coches se ofrecían a la refinada clientela de Bugatti tanto en la versión sin carrocería, para que cada uno pudiera confiarlo a su carrocero preferido, como con las carrocerías previstas por la marca.

El coupé deportivo dos plazas Atalante fue uno de los modelos más atractivos realizados por Bugatti en 1935. Su nombre derivaba de Atlanta, la hija del rey Skiros, que la leyenda daba como capaz de batir a cualquier hombre.

Fruto de la genialidad estilística de Jean Bugatti, el hijo predilecto del patriarca Ettore, el Atalante disponía de un techo rígido y un magnífico perfil de líneas bajas y estilizadas.

La mayor parte de los Atalante, realizados por la misma marca, disponían de techo rígido, pero se construyeron algunos ejemplares con el techo retráctil.

En agosto de 1936 Bugatti presentó el tipo 57S (sport) con un nuevo chasis más bajo y corto, en el que el puente posterior pasaba a través de unas oberturas practicadas en las traviesas extremadamente altas y el motor era más avanzado, al estar más comprimido.

Los primeros modelos montaban todavía el radiador plano, que pronto fue sustituido por una calandra en forma de V. Posteriormente la versión con compresor se llamó 57 SC.

Ficha técnica

Motor: 8 cilindros en línea; 72 x 100 mm; 3.257 cm3; doble árbol de levas en cabeza; potencia máxima, 35 CV a 5.000 rpm.
Transmisión: tracción trasera, cambio manual de 4 velocidades.
Suspensiones: no independientes; anteriores, eje rígido tubular, ballestas semielípticas; posteriores, puente rígido y ballestas de cuarto de elipse invertidas.
Frenos: de tambor.
Dimensiones: batalla, 330 cm; vías, anterior y posterior, 135 cm.
Velocidad máxima: 160 km/h.

coches clásicos

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *