Citröen 2CV prototipo

La desaparición de André Citroen en julio de 1935, un año después de la aparición del Traction Avant, no interrumpió la actividad del departamento de estudios.

Los hombres de Michelin, especialmente Pierre Boulanger, empezaron el estudio y el lanzamiento de un coche revolucionario que tomó inicialmente el nombre TPV (Très Petite Voiture).

El TPV, padre del 2 CV, se estudió y realizó en gran secreto en 1938. El prototipo, que anticipaba la línea definitiva, estaba equipado con un motor bicilíndrico de 375 cm3, tenía una estructura de duraluminio, pero los parachoques y el capó eran de plancha.

El techo de tela se abría desde lo alto del parabrisas hasta la matricula. Otra de las características del TPV era el único faro, a la izquierda, y el puesto de conducción, muy espartano, con el volante de gran diámetro y la palanca del cambio al centro del simple tablier.

La serie de 1948

El prototipo se presentó en el Salón de París, en octubre de 1939, pero la guerra bloquearía su producción; el desarrollo del cochecito siguió adelante y en 1941 se montó otro bicilíndrico de 375 cm3, como su predecesor, y 2 CV fiscales de potencia.

A principio de 1948 el TPV estuvo mecánicamente a punto y empezó la producción en serie del famoso 2 CV.

FICHA TÉCNICA

Motor: 2 cilindros bóxer; 62 x 62 mm; 375 cm3; árbol de levas central; potencia máxima, 9CV a 3.500 rpm.
Transmisión: tracción delantera, cambio manual de 3 velocidades.
Suspensiones: independientes, anteriores y posteriores por brazos oscilantes y muelles helicoidales.
Frenos: de tambor.
Dimensiones: batalla, 240 cm; vías, anterior y posterior, 126 cm.
Velocidad máxima: 50 km/h.

fotos de autos clasicos