automóviles clásicos

Uno de los Ferrari 250 GT más bonitos, el Lusso, fue el que se produjo en un número mayor.

Era un coche muy esperado pues el anterior 250 GT Coupé salió de producción en 1960 y, durante dos años, los únicos coches de carretera cerrados disponibles para los clientes de Ferrari eran el berlina de chasis corto y el gran 250 GT 2+2.

El 250 GT Lusso se caracterizaba por la posición adelantada del motor, que aventajaba la habitabilidad pero penalizaba la distribución de pesos, y por la carrocería realizada íntegramente en acero.

El motor era el habitual doce cilindros en V de Gioachino Colombo, que desarrollaba una potencia comprendida entre los 200 y 250 CV.

El compacto chasis del Lusso era muy parecido al de la berlina SWB con algunas modificaciones, lo que consentía el adelantamiento del motor.

El diseño inconfundible de este coche, proyectado por Pininfarina y construido por Scaglietti, se notaba sobre todo en los acabados interiores de piel, asientos deportivos, moqueta y el perfecto aislamiento acústico.

La vida productiva del 250 GT Lusso fue muy breve: en un bienio se produjeron alrededor de 350 ejemplares.

Este modelo fue sustituido en octubre de 1964 por el Ferrari 275.

Ficha técnica

Motor: 12 cilindros en V de 60°; 73 x 58,8 mm; 2.953 cm3; árbol de levas en cabeza; potencia máxima, 250 CV a 7.000 rpm.

Transmisión: tracción trasera, cambio manual de 4 velocidades.

Suspensiones: anteriores, independientes, trapecios deformables y muelles helicoidales; posteriores, puente rígido, ballestas semielipticas y muelles helicoidales.

Frenos: de disco.

Dimensiones: batalla, 240 cm; vias, anterior y posterior, 137 cm.

Velocidad máxima: 240 km/h.

carros ferrari
Uno de los últimos 250 GT Lusso construidos: se distingue por la gran toma de aire en el capó, la línea estilizada, la cola truncada con un pequeño spoiler y la gran luna trasera.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *