carros ford
La temporada de 1964 fue para Ford el año del Mustang, que consiguió eclipsar a los demás modelos del grupo.

El famoso pony-car tomaba muchos elementos del compacto Falcon, con el resultado, que no gustaba en absoluto a los aficionados, que el Falcon podía ofrecer las prestaciones que prometía el Mustang y aún más, al ser más ligero.

Estudiando atentamente el catálogo de Ford, se podía encontrar un modelo Falcon de la serie Futura (la más cara) llamado Sprint, dotado del motor ocho cilindros de 4,74 litros.

El Futura Sprint era el Falcon más caro, pero su precio era inferior al de los Mustang: 2.425 dólares por el cupé descapotable de capota rígida y 2.660 por el cabriolet, ambos con los mismos equipamientos ofrecidos en el Mustang, cuyos modelos cupé y cabriolet costaban 2.455 y 2.730 dólares.

El Falcon Futura Sprint podía ser considerado uno de los elementos del programa «Total Performance», anunciado por Ford en 1963, que dio origen al Mustang y al legendario GT 40.

Ficha técnica

Motor: 8 cilindros en V; 4.740 cm3; válvulas en cabeza; potencia máxima, 225 CV a 4.600 rpm.
Transmisión: tracción trasera, cambio automático de 3 velocidades.
Suspensiones: independientes.
Frenos: de tambor.
Dimensiones: batalla, 274 cm; vías, anterior, 140 cm, y posterior, 142 cm.
Velocidad máxima: 170 km/h.

Imagenes de carros deportivos Ford
El Futura Sprint de 1965 era el más caro, aunque también el más rápido, de la gama Ford Falcon, pero su precio era inferior al del más célebre Mustang.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *