Ford modelo T

Ford 1926

Una berlina Tudor de 1926 con el radiador y el parachoques niquelados.

El utilitario de Ford fue presentado por primera vez en Europa en la exposición de Olympia en Londres en 1908 y a partir de esta aparición nació la idea de crear una primera fábrica Ford en el extranjero y se hizo, en 1909, en la ex fábrica de tranvías en Trafford Park, Manchester.

Más de 3.000 Tipo T se completaron en el primer año y, a partir de este éxito, empezó a crecer notablemente la actividad de la Ford Motor Company inglesa, convirtiéndose en 1914 en el primer constructor europeo de coches, mientras desarrollaban también una linea de productos autóctonos.

Cada vez más inglés

Los coches siguieron el esquema americano, excepto la carrocería. Se producían en versión berlina y descapotable de dos o cuatro plazas y, para las exigencias de la guerra, en versiones militares de transporte y ambulancia.

Centenares de miles

Los coches de la posguerra eran prácticamente idénticos a los modelos más antiguos, exceptuando unas pequeñas modificaciones de estilo y detalles extemos. Las ventas, pese a no ser favorecidas por los impuestos calculados en función de la cilindrada del motor, llegaron hasta las 250.000 unidades en 1925 (comparativamente Ford Dinamarca construyó algo más de 100.000 entre 1919 y 1926).

FICHA TÉCNICA

Motor: 4 cilindros en línea; 95,2 x 101,6 mm; 2.895 cm3; válvulas laterales; potencia máxima, 20 CV a 1.800 rpm (versión modificada hasta 125 CV).
Transmisión: tracción trasera, cambio epicíclico de 3 velocidades.
Suspensiones: semiindependientes; anteriores, ballestas transversales semielípticas; posteriores, eje suspendido, ballestas semielipticas.
Frenos: de tambor (ruedas traseras) y a mano sobre la transmisión.
Dimensiones: batalla, 228 cm; vías, anterior, 145 cm, y posterior, 146 cm.
Velocidad máxima: 67 km/h.

ford t