carros antiguos

Antes de fundar la marca de coches más popular del mundo, Henry Ford (nacido en Michigan en 1863) ya tenía experiencia, desde 1896, en el diseño y construcción de prototipos de coches porque trabajaba en la Edison Illuminating Company.

Construir un coche en esa época no era nada fácil al no existir todavía piezas ni componentes preparados.

Para realizar el dos cilindros de su primer motor, Ford utilizó un trozo de tubo de un motor a vapor ya desahuciado, lo dividió en dos y lo adaptó al diámetro necesario; el volante provenía de un viejo torno, las ruedas y el asiento de algunos biciclos y la bocina era el timbre de una puerta.

Ford montó el coche en su pequeño taller pero, una vez construido, se dio cuenta que era más ancho que la puerta y tuvo que demoler un trozo de pared.

El coche hizo su primer recorrido el 4 de junio de 1896.

Después de haber probado el coche por las calles de Detroit, Ford lo llevó al campo para una prueba más seria; a consecuencia de ello tuvo que robustecer el chasis y mejorar la dirección y, a finales de 1896, ya había proyectado un nuevo coche.

No disponiendo de los fondos necesarios para construirlo, tuvo que vender, por 200 dólares, el Quadricycle a Charles Hensley de Detroit, que se convirtió así en el primer cliente de un coche Ford.

Ficha técnica

Motor: 2 cilindros horizontales opuestos; 65 x 152,5 mm; 1.050 cm3; válvulas de aspiración en cabeza, de escape laterales; potencia máxima, 3 CV a 600 rpm.

Transmisión: de cadena, cambio epicíclico de 2 velocidades.

Suspensiones: sólo posteriores, ballestas elípticas.

Frenos: en las ruedas posteriores.

Dimensiones: batalla, 190 cm; vías, anterior y posterior, 123 cm.

Velocidad máxima: 40 km/h.

venta de carros clasicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *