Peugeot Oxia

precio de carros clásicos

La estrella Peugeot del salón parisino de 1988 era el Oxia, un magnífico cupé de alta tecnología y línea futurista.

Estudiado por los estilistas de la casa francesa, la carrocería del Oxia dos plazas (de sólo 115 cm de alto) se había realizado sobre una estructura monocasco de nido de abeja en fibras de carbono y Kevlar, con un peso de solo 82 kg.

Una calculadora de a bordo (alimentada por 18 células solares situadas en la base del parabrisas) controlaba el sistema de acondicionamiento y disponía también de un sistema de navegación que transcribía los datos en una pantalla digital.

También formaba parte de esta sofisticada instrumentación un monitor que daba los datos de la presión y la temperatura de los neumáticos, pero el cuentakilómetros y el cuentarrevoluciones eran todavía del tipo analógico.

coches de competición

El motor de 2.8 litros, montado transversalmente detrás del piloto, derivaba del V6 PRV del modelo 505, pero modificado como en los WM-Peugeot grupo C de Le Mans.

Con dos compresores, 24 válvulas y cuatro árboles de levas el propulsor desarrollaba 680 CV a 8.200 rpm. La tracción, y también la dirección, era a las cuatro ruedas, con una distribución 25/75 % anterior/posterior y un diferencial controlado electrónicamente.

El Oxia pesaba sólo 1.377 kg y demostró unas prestaciones superiores a las del Ferrari 40 o el Porsche 959.

Ficha técnica

Motor: 6 cilindros en V; 91 x 73 mm; 2.849 cm3; doble árbol de levas en cabeza; potencia máxima, 680 CV a 8.200 rpm. Transmisión: tracción integral, cambio manual de ó velocidades.

Suspensiones: anteriores, independientes, brazos McPherson, trapecios inferiores, muelles helicoidales; posteriores, puente rígido, barra estabilizadora, muelles helicoidales.

Frenos: de disco.

Dimensiones: batalla, 280 cm; vías, anterior, 173 cm, y posterior, 168 cm.

Velocidad máxima: 346 km/h.

los mejores autos clásicos

El Oxia era un prototipo deportivo presentado por Peugeot al Salón de París de 1988. Poseía instalaciones sofisticadas y unas prestaciones muy elevadas.